Cuídate en casa: la belleza es un estado de ánimo

Cómo nos vemos influye en cómo nos sentimos. Cuando estamos preocupados, tristes y/o con ansiedad nos abandonamos en mayor o menor medida y nos olvidamos de esas pequeñas rutinas de autocuidado que nos hacen brillar.

No es que sentirnos guap@s o atractiv@s nos produzca bienestar, es que la Belleza es un estado de ánimo. Lo aseguran los psicólogos y desde Sensabell podemos corroborarlo, teniendo en cuenta el gran cambio interior que muchos de nuestros pacientes experimentan cuando se someten a un cambio estético.

Sin llegar a tanto, y en las actuales circunstancias, hoy vamos a ocuparnos del autocuidado desde casa para tener la moral bien alta en estos momentos tan duros que todos estamos viviendo. ¿Empezamos?

La primera recomendación que podemos hacerte es esa de… ¡Fuera el pijama! Mejor opta por algo de ropa cómoda, de sport, (pero bonita eh), un peinado casual, pero que te favorezca, y a tomar nota de estas tareas que te ponemos desde la clínica. Cuando todo acabe vamos a comprobar si habéis hecho los deberes. ;)

 

  1. Mírate en el espejo

Otros años por estas fechas ya estabas tomando el sol en tus ratos libres y realizándote algún tratamiento de vitaminas y/o mesoterapia. Cierto, pero el verano vendrá y tendrás tiempo de todo. Mientras, no olvides tus rutinas diarias de higiene con productos lo menos agresivos posibles. Jabones y exfoliantes ( estos una vez por semana) deben servir de complemento para la doble hidratación diaria, mañana y noche.

Estas son algunas de las joyitas que tenemos en forma de crema, si no tienes en casa, pregúntanos cuando recuperemos nuestra vida ;)

 

  1. Apréndete el binomio “drenar y reafirmar”

Con estas dos claves se combaten los grandes enemigos de la piel del cuerpo: la flacidez, las estrías y la celulitis. A falta de nuestros tratamientos de presoterapia y drenaje linfático (los tenemos, y cuando volvamos te contaremos todas las novedades), la retención de líquidos se frena con una alimentación baja en sal y libre de grasas saturadas y azúcares. Algunos alimentos diuréticos, como el jengibre, el aguacate o la piña, pueden ayudarte contra la hinchazón, más ahora que pasamos mucho tiempo en casa. En este sentido, cambia de postura para favorecer la correcta circulación.

Para las estrías y la celulitis la hidratación interna y externa resulta fundamental. Un litro y medio de agua diaria y comidas, sí, de nuevo, libres de grasa y azúcar, te ayudará a mantenerlas a raya, con el apoyo siempre, claro está, de cremas específicas. Si ya las usas no te olvides de aplicártelas estos días.

 

  1. Come con todos los sentidos”

Con el doble objetivo de no engordar y de mantenerte sana, aprovecha el tiempo para convertir la cocina en un placer que tal vez desconozcas: sabores, olores, texturas. Ensaya platos sanos, infórmate sobre los productos ricos en vitaminas y minerales, qué componentes nutricionales lleva cada plato y elabora una lista de la compra para divertirte cocinando y disfrutando de una buena mesa. De temporada y con omega 3: la caballa, de temporada y muy hidratante: el mejillón. Espárragos verdes y champiñones, ricos en vitamina D. De fruta, la fresa y la naranja, para el último toque especial.

 

  1. El ejercicio, por la mañana

Al no poder salir a la calle, la actividad física nos estimulará y favorecerá el insomnio, por lo que te recomendamos que te entregues, primero a estirar, fundamental, y luego a realizar diariamente una serie de tablas según tu condición física y edad.

Para todos, resultan útiles las sentadillas, que fortalecen la musculatura inferior:  consisten en agacharse con los pies separados a la misma distancia que los hombros, el torso recto y la pelvis echada hacia atrás.

Para el tren superior, lo mejor, las abdominales. Los de suelo, que consisten en levantar sucesivamente una pierna tras otra flexionando la rodilla te aliviarán, además, las molestias relacionadas con la espalda y las horas de teletrabajo.

Si quieres, puedes seguir en algunos canales de televisión e internet, ejercicios aeróbicos que te mantendrán en forma.

Y no menos importante es cultivar también la belleza interior: lee, medita, reflexiona. Mantente tranquil@, pero creativ@, que cuando menos te des cuenta estamos de nuevo junt@s en consulta.

Estamos deseando volver a verte!