Reduce o aumenta tu mentón y consigue un rostro con mayor armonía. Sin cicatrices ni dolor.

Mentoplastia, qué palabra tan complicada, ¿verdad? Las intervenciones de mentoplastia son poco conocidas pero sin lugar a dudas ayudan muchísimo a mejorar el aspecto de los pacientes sin sufrir dolor y sin cicatrices posteriores. Hoy vamos a hablar de esta operación cuyos resultados son espectaculares.

En otras ocasiones hemos hablado de la armonía que introducen en el rostro partes como la nariz y los labios. Pues bien, el mentón también proporciona mucha armonía e influye de manera notable en nuestra apariencia. Muchas mujeres y hombres pueden sufrir ciertos complejos al poseer una barbilla demasiado pequeña o quizás demasiado prominente, algo a lo que podemos poner solución gracias a la intervención de mentoplastia.

Es muy importante escoger un buen especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. El Doctor Jesús Centeno y la Doctora María Teresa Achiques pueden valorar tu caso personalmente y operarte en Valencia con unos resultados sorprendentes.

¿Qué es la mentoplastia?

Vayamos por partes y expliquemos en primer lugar qué es la mentoplastia. Se trata de una cirugía que permite mejorar la simetría del rostro. Las técnicas que se emplean hoy en día pueden reducir o aumentar el mentón con resultados definitivos. Si fuera necesario, este procedimiento se puede combinar con otros en una misma intervención, como por ejemplo una cirugía de nariz o una liposucción de papada.

Siendo capaces de mejorar el mentón conseguiremos un rostro con mayor armonía dotando al paciente de mayor seguridad en sí mismo. Sin duda será un rostro más bello porque habremos mejorado la simetría con respecto al resto de zonas.

Cirugía para aumentar el mentón

La cirugía para aumentar el mentón, también conocida como genioplastia, corrige la deformidad del mentón que está poco desarrollado. El mentón retraído o huidizo altera el perfil y da una sensación de mandíbula pequeña. Además desde el punto de vista funcional puede estar afectando a la mordida o a la alineación de la boca.

Esta cirugía se puede llevar a cabo con implantes permanentes de silicona sólida, también conocida como silastic. A través de esta técnica creamos un bolsillo para la prótesis delante del mentón realizando la incisión bajo el mentón o por dentro del labio inferior. La alternativa, y en muchos casos la mejor opción, es la remodelación ósea con miniplacas. Con la técnica de osteotomía podemos aumentar la proyección del mentón sin ningún tipo de cicatriz exterior.

Si estás leyendo eso y te asusta la cirugía, en los casos leves primero podemos probar a aumentar el mentón sin cirugía. Para ello usaríamos rellenos faciales con ácido hialurónico o Radiesse que tienen una duración limitada. O bien podemos utilizar grasa autóloga que extraemos de donde sobra y luego inyectamos para dar forma a la mandíbula.

Cirugía para reducir el mentón

Si queremos reducir un mentón demasiado prominente, las opciones pueden ser el lijado del hueso para pequeños cambios o la osteotomía. Al igual que el aumento, la cirugía para reducir el mentón también la podemos realizar mediante una remodelación ósea con miniplacas. La idea es seccionar el hueso y volver a unirlo con miniplacas a través de una incisión en la mucosa oral.

Los resultados son espectaculares y permanentes ya que actuamos directamente en el hueso. La sección del hueso u osteología nos permite acortar o estrechar la mandíbula. Este tipo de intervención es habitual en mujeres que desean mejorar la simetría del rostro y un óvalo facial más femenino.

Mentoplastia antes y después

Mentoplastia-valencia

Para terminar es interesante comentar que la mentoplastia de reducción o de aumento en ocasiones recomendamos combinarla con rinoplastia. Por ejemplo si un paciente presenta una nariz prominente y un mentón retraído podemos corregir ambos para conseguir unos rasgos faciales más equilibrados. Pide ahora una cita con el Doctor Centeno y la Doctora Achiques y descubre cómo te podemos ayudar.